martes, noviembre 25, 2003

Oriana llegó anoche a mi depa cuando estaba dormido, abrió la puerta de la recámara y me dijo en voz baja:
"Sin duda un placer conocerte, en éste y el otro modo. Gracias a tí por esa ventana que me permite llegar hasta el otro lado. En tu conversación y tus historias te veo, te sé, y eso ya es un regalo increible.Besos, niño puerta.
Oriana ( me gusta el nombre, sabe a eso)"

No hay comentarios.: