miércoles, noviembre 12, 2003

Etica en los medios o morir en el intento (de decir la verdad)
Desde hace tiempo que vengo dándome cuenta de que la ética que se sigue en las direcciones de los medios de comunicación, no se basa en esforzarse por presentar una visión exacta del mundo, sino consta en distorsionar la realidad al antojo de los intereses que acompañan a los propietarios de los periódicos.
Como cualquier persona, el periodista debe saber distinguir entre el bien y el mal. Cuando se actúa mal, a menudo lo hace por las presiones a que está sujeto.
Desgraciadamente cuando se accede a tener algún puesto gerencial en un medio impreso uno debe saber a que se va a enfrentar, para poder sobrellevarlo, y saber, sobre todo, cuando decir: Hasta aquí.
El narcotráfico, el poder y los medios interactuan lejos de las salas de redacción. Son una compleja masa de contradicciones, de asuntos fuera de órden, de dinero, de mentiras o simplemente, de verdades a medias.
De nada vale los listados de códigos que cuelgan de las paredes de la sala de redacción. Lo más lógico sería que su aplicación fuese automática cuando se presenta tal o cual situación, utilizar algo de valentía y actuar honestamente, sin embargo, estas actitudes suelen ser frenadas dentro de las esferas de poder o inclusive, por el director de un periódico.
Antonio Flores Schroeder

No hay comentarios.: