miércoles, octubre 01, 2003

Breves comentarios sobre la derecha



Por Antonio Flores Schroeder
A más de tres años que lleva el presidente Vicente Fox Quesada al frente de la administración federal, la incorporación de personajes ligados a la ultraderecha y a grupos conservadores ha sido notoriamente visible, en los distintos niveles de organizaciones gubernamentales.
La experiencia política nos muestra la peligrosidad que puede enfrentar un país cuando arriba este grupo extremista al poder. La honradez, la democracia, el pluralismo y sobre todo la tolerancia corren el riesgo de mancharse y desaparecer por completo de la vida nacional.
En nuestro País diversas organizaciones vinculadas a Acción Nacional, como el Grupo Próvida, La Asociación Nacional Cívica Femenina (Ancifem), Desarrollo Humano Integral y Acción Ciudadana (DHIAC), el Opus Dei, el Movimiento de Renovadora Orientación (Muro), La Unión Nacional de Padres de Familia (UNPF) y los Caballeros de Colón, tan solo por mencionar algunas agrupaciones de carácter extremista han empezado a tener una amplia influencia en las decisiones del Gobierno.

Algunos ejemplos

La Revista Proceso publicó una serie de artículos muy interesantes, que dieron cuenta en el año pasado de que en la nómina de la Secretaría de Gobernación (SG) aparece el nombre de Octavio Martínez Albarrá, el cual cobra como clasificador de películas de la Dirección de Radio, Televisión y Cinematografía.
Este personaje es miembro del Consejo Supremo de Los Caballeros de Colón, -publicó Proceso- y exsecretario ejecutivo de la Alianza Nacional para la Moral (Anam) asociación muy cercana a Acción Nacional. Mucha gente no se enteró que este sujeto fue el que filtró información a Próvida y a la Iglesia para que se iniciara el escándalo con la película “El crímen del Padre Amaro”.



La mujer frente a la ultraderecha

Es muy peligroso para cualquier Estado, garante de las libertades y derechos de personas, la reiteración que los legisladores de Acción Nacional hacen contra las acciones que promueven la equidad entre mujeres y hombres en materia electoral.
La misma campaña de rechazo del blanquiazul han tenido las causales que le permiten a una mujer practicarse legalmente un aborto; por ejemplo, como cuando el embarazo es producto de una violación, cuando el producto tiene malformaciones genéticas o cuando peligra la vida de la mujer.
A tanto ha llegado la extrema derecha que han querido prohibir las minifaldas en distintas ciudades como Guadalajara, Monterrey y Ciudad Juárez.
En esta última urbe, el alcalde Ramón Galindo Noriega (por cierto familiar de Cuauhtémoc Galindo Delgado) y el alcalde suplente Enrique Flores Almeida (1995-1998), llegaron a la incongruente conclusión que los asesinatos de mujeres en esa frontera se debían a que ‘las mujeres eran las culpables por incitar a los hombres con minifaldas’, además de que el suplente manifestó en varias ocasiones ideas

El lado oscuro del poder

Las relaciones de la figura presidencial con los personajes que encabezan las tendencias de extrema derecha en el gabinete, son también notorias. El caso del secretario del Trabajo, Carlos Abascal Carranza, es el más sonado sin duda. Este empresario como se recuerda, criticó que en la escuela donde su hijo estudia una profesora recomendara el libro de “Aura” de Carlos Fuentes. Ese escándalo le costó a la maestra que fuera despedida por la presión que ejerció este miembro del gabinete.

Las ligas
Por otra parte, en DHIAC, creado en 1975 como un proyecto para apoyar los intereses de grupos empresariales, como la Confederación Patronal de México (Coparmex), ha dado cabida a personajes importantes del blanquiazul.
Uno de ellos es José Luis Luege, reconocido lider del PAN en el Distrito Federal quien además nombró al fundador de Provida, Jaime Aviña Zepeda, como titular de la Secretaría de Capacitación.
Otros que también tuvieron nexos con DHIAC son Luis Felipe Bravo Mena, actual dirigente del panismo nacional, exdirigente de la Coparmex y candidato a la gobernatura del Estado de México; Claudio X. González, Manuel J. Clouthier, Juan Sánchez Navarro, Alfredo Villarreal, José Castillo Barat, Jaime Colantes, Carlos Luken y Guillermo Rocha.

Los sacerdotes y
Su culto al poder


En México con la llegada al poder de Vicente Fox la Iglesia Católica se vio beneficiada.
En estos últimos años de gobierno, los católicos han influido tanto en la personalidad del Presidente, que tuvo la osadía de besar la mano del Papa como Jefe de Estado. De igual manera la censura, la penalización del aborto en mujeres violadas, la discriminación a homosexuales y lesbianas, la satanización de lo sexual parecen ser el común denominador de los casi tres años del ‘gobierno del cambio’.
Tal pareciera que la frase del benemérito de las Américas perdió en los panistas vigencia: “El respeto al derecho ajeno es la paz”.

No hay comentarios.: