martes, agosto 26, 2003

Nunca me he considerado poeta, periodista sí. Escribo cuentos y algunos versos -por cierto muy malos- cuando tengo ganas de hacerlo, pero no me es un imperativo escribir poesía, porque nunca la he escrito, esa es la verdad.
Mi pasión se encuentra en la lectura, en las mujeres, en mis hijos, pero sobre todo, en el periodismo, en las salas de redacción. Los que me conocen saben cuanto tiempo me gusta pasar dentro de esos manicomios donde se maquilan palabras...
Me cambio de ciudades porque las oportunidades se me han presentado, y desde luego, hay que aprovecharlas. Ahora parece que voy a Hermosillo, Sonora, en unos cuantos meses. Yo sólo sigo la brújula, sus sorpresas, la esperanza de encontrar un mundo mejor que quizá nunca encontraré. Además no me gusta ser prisionero de alguna región. El mundo es de todos.

No hay comentarios.: