lunes, julio 21, 2003

No hy como meter las manos al congelador y salvarle la vida a tu mujer que acostumbra dormir en ese lugar.
No hay como recibir un e-mail de Carmen desde España y te saque de la cama (por alarma) o gritar cuando mete gol el Real Madrid.
No hay como ponerse borracho mientras llueve, salir al boulevard y gritarle al mundo que todo te vale madre.
No hay como sentarse a escribir sin tener ganas de hacerlo y dar con tu mejor poema en una tarde triste.
No hay como llegar al periódico y en cuestión de segundos todo se vuelva un silencio.
No hay como darle la mano a una mujer que está dando a luz (sentirás su dolor con un rasguño).
No hay como creerse que se está en un lugar o colgarse de las manos toda la noche frente al árbol donde besaste a tu primer novia.
No hay nada como este momento. Una eternidad.



No hay comentarios.: