miércoles, mayo 14, 2003

Lo correcto es no estar cerca de ti. Así lo dijo la cortina abierta de par en par. Para qué perder el tiempo, una desvelada, un olvido, diez neuronas perdidas, una llave perdida. Cuánta cosa tan normal. Las cosas no deben ser así. Un día te lo dije (ahora lo recuerdas) que se iba a escapar. Yo no podía seguir amarrándolo en el cuarto del fondo, sus manos estaban marcadas por esas cadenas que me obligaste a ponerle. Sus gritos no me dejaban dormir. Creo que fui justo, sin embargo, (te lo dije desde la cárcel) nuca me imaginé que saldría corriendo hacia la avenida. Fue un terrible accidente. Acepto, por mi culpa la Policía se enteró, pero ahora si le rezo a Dios.

No hay comentarios.: