martes, abril 08, 2003


A ningún lugar

La voz (de Ariadna) se pierde, cae
(ciudad amorfa,
cada laberinto
nos congrega
en una iglesia)
una mujer llora, muere,
las luces de un bar
se han apagado.
Silencio total.

Antonio Flores Schroeder

No hay comentarios.: