sábado, marzo 01, 2003

Recuerdo hoy un día en que Juan Pablo Santana, Zerk y yo, vivimos una noche de parranda hasta las siete de la mañana. Santana se metió en sentido contrario por la Avenida López Mateos y echó a perder su auto del año. Zerk se ´pelió´ con dos tipejos en una banqueta porque no les cedimos el paso. Zerk salió corriendo por la calle como si fuera un pinche loco. Ese día estuvimos en París, Beirut y otras latitudes. Buen viaje.

No hay comentarios.: