sábado, marzo 22, 2003

Primer corte de noticias

Irak.-La muerte resonó en Bagdad. Los niños corrían por las calles al ritmo de las sirenas de alarma. Pensaron que todo era un juego, un sueño, una pesadilla. La sangre bajó por las calles que iban rumbo al centro de la ciudad, haciendo recordar escenas de la Segunda Guerra Mundial. Las columnas de sollozos que se levantaban sobre la capital iraquí provocó que cayeran lágrimas rojas del cielo. El temor se apoderó de las hormigas quienes experimentaron por primera vez un sentimiento de soledad. Perros y gatos conformaron un comité para limpiar la urbe y tener bastante carne para comer durante tres o cuatro meses. El olor de cuerpos putrefactos entró a las iglesias e impregnó a los Santos de un remordimiento nato.
Las vacas estuvieron haciendo excavaciones desde las primeras horas de la madrugada para emprender la huída hacia Kuwait. Cuarenta elefantes protestaron en la embajada kurda de jirafas indolentes y quemaron todas las banderas de barras y estrellas que tenía el Diablo alrededer del edificio diplomático. Hasta el cierre de la edición la Hormiga Mayor estaba por dar un discurso al mundo.

AFS

No hay comentarios.: