viernes, marzo 07, 2003

Los verduleros y Octavio Paz

El poeta Equis rondaba los pasillos del mercado de abastos. Desde lejos se le apreciaba un cierto nerviosismo. Buscaba a alguien que le ayudara a defender lo indefendible, y preguntaba a todos:
-Disculpe, ¿me puede ayudar a defender a Octavio Paz?-
Los verduleros se reían de él.
Aún así, Equis no bajaba la guardia. Su empeño era tal, que las horas se le olvidaron, y cuando menos pensó, el sol había dejado de alumbrar ese laberinto de la soledad...
Un señor que vendía tomate y cebolla se le acercó para cuestionarlo el por qué de su terdedad:
-Se parece usted a los priístas, a huevo quiere defender a su partido, a pesar de todo lo malo que han hecho, no sea así-
-No señor, el poeta Octavio Paz ha sido el mejor poeta mexicano que hemos tenido- respondió Equis.
-Creo que ya lo recuerdo, era un señor que tenía un programa en Televisa, ¿verdad?- la voz del verdulero tenía un cierto dejo de insurrección.
-Sí, así es- (contestó entusiasmado por haber encontrado alguien que conociera a Paz) ¿Lo ha leído?- continuó.
-No-
-¿Y entonces cómo sabe quién es?-
-Es que yo trabajaba de jardinero en Los Pinos y seguido lo veía entrar ahí-
El poeta escuchó sus palabras como un eco de una bala que golpeaba sus oídos, y no le quedó más remedio que salir corriendo del lugar, a toda prisa, sin pensar, hasta perderse en la obsucuridad.

Por Antonio Flores Schroeder

No hay comentarios.: