jueves, marzo 06, 2003

Las tardes de Nogales, Sonora se parecen muchos a las de Ciudad Juárez. Un rojo incitante suele templar el horizonte los cielos. El mundo es una esfera de fuego, pues, -palabra que usan mucho aquí, pues-.
El trabajo resultó ser mejor de lo que esperaba. Tengo mi oficina con las fotos de mis niños bajo el vidrio de un escritorio, una televisión donde -a veces- veo canales porno, un carro, depa gratis, en fin, qué más se puede pedir...
Las cosas están más relajadas. Al principio creí que las cosas iban a ser difícile, pero no. La escuela de Norte me hizo las cosas sumamente fáciles, risibles, pues...

Saludos a la banda juarense

No hay comentarios.: