miércoles, marzo 26, 2003

La receta perfecta

Un poco de maltodextrina, ácido ascórbico, diez monedas de mentiras, las ganas de hacer el amor de un sacerdote, un jugo de tomate a medias con salsa de tabasco, una marca de verdad en el cuello, ocho letras para formar tu ausencia, una factura por cien mil pesos, seis pastillas de melancolía y entonces si, listo para ir a trabajar.

No hay comentarios.: