domingo, marzo 16, 2003

En breve

Anoche conocí los ojos de la montaña
sus laberintos
el placer intacto de estar en donde no se está.

Por Antonio Flores Schroeder

No hay comentarios.: