Barra de video

Loading...

sábado, marzo 01, 2003

Cartas perdidas de Baboryni y Shalom (el intelectual)


Estimado Baboryni:

Esto de la internet si que es para volverse loco, no
conformes con pensar en voz alta, ahora queremos que
lean nuestros pensamientos, !figúrate!, Anoche soñé
que se había desatado la locura entre los escritores
del norte del país y que todos como buenos niños
pedorros se dedican a escribir en paginitas
cibernéticas, el problema es que no alcancé a soñar si
era en un afan verdadero de preservar la literatura y
hacer un movimiento grande, o si se trataba de otro
pinche brote protagonista de los que ya estoy hasta la
madre, ya sabes, es por eso de mi exilio.
No dejo de recordar con nostalgia, las noches en que
la brisa me arrebataba el cabello y con este ligero
movimiento podía removerme entre mis ademanes, todo
por el amor a la patria (en una tierra sin patria
todos soñamos con una), pero en fin creo que me pierdo
en esta locura que me significa la nostalgia.
Vuelvo al tema, ¿cuál es la razón amigo de trascender
a través de las letras? nos hemos convertido en
nuestros propios depredadores de ideas? Me aterra ya
no poder leer y reír como cuando niño, ahora ya todo
es severo e incluso la risa se tiene que tomar con
seriedad.
Puta madre, derramé el vino y la soprano dejó de
cantar, regreso más tarde.

Shalom.

Tel Aviv, setiembre de 1999
-------------
Shalom:

Ciertamente la red de internet está para volverse loco, en el buen sentido, claro. Se ha convertido en un baúl público para guardar la conciencia del mundo. Podemos encontrar entre sus arterias volátiles nuevos movimientos en donde por ejemplo, se han ido configurando movimientos literarios dentro de la clandestinidad en el norte de México (si así le podemos decir). Los blogs, que ya tienen tiempo en Tijuana y en Estados Unidos, han dado paso a que los escritores, o los que se dicen serlo, plasmen la cotidianidad, ideas (aberrantes algunas), poemas, pensamientos y pequeños ensayos salidos de la ocurrencia inmediata. El exilio en el que estás te ha ayudado a evitar caer en esos grotescos problemas milenarios que tienen los artistas, me refiero al protagonismo.
Me haces una pregunta: ¿Cuál es la razón de trascender a través de las letras? Supongo que hay que dejar una huella generacional en todos los aspectos. Hacer de la letra la entrada a otros mundos para salvar al ser humano.
Espero que vengas pronto de Tel Aviv.

Baboryni

Ciudad Juárez, noviembre 1999

No hay comentarios.: