domingo, febrero 23, 2003

Por fin regresé.
Después de una merecida borrachera por la boda de mi hermana (viernes), hoy, después de un sábado de usar un millar de antídotos contra la cruda realidad, he logrado reincorporarme a mi vida (des)productiva. Sin duda es difícil ver partir a quien te acompañó durante muchos años. Pero así es la ley de la vida. En hora buena por ella.
AFS

No hay comentarios.: