viernes, febrero 14, 2003

Breves notas de descanso
(Parte II)

Washington.-Sorprendentemente el presidente estadounidense George Bush telefoneó a su acérrimo enemigo Saddam Hussein para decirle que su gobierno no atacará a su país. Su secretario de Estado, Colin Powell, dijo en una rueda de prensa que Estados Unidos había cambiado su postura radical y que de ahora en adelante ‘las relaciones bilaterales cambiarán por el bien de la humanidad’. Por su parte el secretario de Economía, Equis Expansionista, comentó al respecto que como prueba de la nueva amistad se contempla invitar al dictador para que haga una alianza con Texaco, una de las más grandes empresas petroleras anglosajonas.
Diversos mandatarios del mundo reaccionaron felices por la noticia diciendo que había sido un gran detalle de Bush en el día del amor y la amistad. Las protestas que se tenían previstas en más de treinta ciudades alrededor del mundo, en donde se contemplaba la participación de 10 millones de personas se cancelaron por la mañana.
Se espera que en las próximas horas Hussein haga declaraciones públicas sobre la propuesta del exgobernador de Texas.

No hay comentarios.: