martes, enero 28, 2003

Nubes


Los amantes del cielo
buscan olvidar sus figuras imprevistas
sobre el asfalto del desierto
(mientras las aves emigran distraídas
y los niños vuelven a casa).

Para no perder su esplendor
el sol se ha ocultado
y las mujeres que caminan
con rumbo indefinido,
han mojado sus rostros infieles
al amparo de la lluvia.

Ahora la fuerza del viento
arrastra sus pasos sobre el techo,
y las sombras de los árboles del parque
se han vuelto insólitas;
todo resplandece
como si el mundo se fuera acabar.

Cuando vuelve la calma,
ellas intentan renovar
sus figuras imprevistas
para no ser alcanzadas por el sol
dejando sus almas en la ciudad.




Antonio Flores Schroeder

No hay comentarios.: