martes, enero 12, 2016

Una de las tragedias ocasionadas por la escasez de apio

Por Antonio Flores Schroeder

Cuando doña Lencha se dio cuenta de la escasez de apio en la ciudad, pensó que era el fin del mundo. Fue con el cura a las 10:00 aeme y se confesó (ni siquiera era católica). Al salir de la iglesia se desplazó más rápido que un correcaminos y se dirigió al trabajo de su esposo. Ahí, frente a la secretaria, el barendero, la enfermera y una prostituta, le reveló cuántas veces le había sido infiel. También le dijo todas esas cosas acerca de la zoofilia y necrofilia que por supuesto, de acuerdo al reporte del médico, no fueron las causantes de la muerte del hombre más sano de la colonia. Después de eso la mujer se olvidó de la falta de apio (aunque solo por dos días) mientras obtenía el certificado médico de defunción, la inscripción de la defunción en el Registro Civil, la licencia de autorización expedida por la misma dependencia, certificado de actos de última voluntad y de seguros, una copia del testamento del notario y otros trámites para la obtención de la pensión.

El día en que la falta de apio en la ciudad fue un problema

Por Antonio Flores Schroeder

Hay una escasez alarmante de apio en los supermercados de la ciudad. El alcalde ha llamado a rueda de prensa para tratar de anestesiar el descontento social. El Ejército fue sacado a las calles (otra vez) y el Congreso local tendrá esta tarde una sesión extraordinaria para abordar la problemática. Los estudiantes planean un movimiento junto a los obreros. Toda la ciudad agitada.

jueves, agosto 13, 2015

Calavera, el arte del muralismo juarense


Por Antonio Flores Schroeder
El muralismo, al igual que otras expresiones artísticas, cobró más fuerza en esta ciudad después de la ‘guerra contra el narco’.

Decenas de bardas, edificios, escuelas y negocios de esta frontera fueron intervenidos por artistas urbanos, muchos de los cuales gracias a su trabajo, tuvieron la oportunidad de mostrar sus creaciones en el extranjero.



Calavera es un colectivo con mucho trabajo no sólo en esta ciudad sino fuera del país y está formado por Alejandro Cruz Chavira (Vampirate) de 24 años, Iván Meléndez Chávez (Shack) de 31 y Benito Mendoza Murillo (Deko) de 27.

El proyecto nació a finales de 2012 con la idea de crear un ‘crew’ más sólido en cuanto a la producción artística.



“Esto lo hicimos con el fin de cambiar la forma de trabajar en un muro y de cierta manera también para lograr una competencia que ha sido necesaria para acelerar el crecimiento del arte local”, manifestó Mendoza Murillo.



Dentro del colectivo, agrega ‘Deko’, siempre ha existido la chispa de hacer producciones más interesantes en formato y herramientas. Por eso no se estancan en un estilo.

Los tres integrantes del colectivo trabajaban cada uno por su lado pero siempre estaban en movimiento dentro de la ilustración digital, graffitti y en la pintura de estudio.



“El hecho de crear algo desde cero y meterlo en un contexto urbano vuelve muy interesante a un espacio. Cada lugar tiene características únicas: texturas, color y luz”, indica Deko.

Sus creaciones están literalmente en toda la ciudad: en las colonias Riberas del Bravo, Morelos, Salvárcar y en varias calles como la Jilotepec y en la zona Centro. Han intervenido algunas escuelas como el Tec de Juárez y la UACJ. También han participado en España.

La importancia del muralismo

“La etapa de violencia que atravesó la ciudad, fuera de todo lo negativo que trajo, influyó en mucha de la temática artística de la ciudad. Normalmente las ideas iban de la mano a la violencia tanto aquí como fuera de la ciudad. Esto atrajo muchas miradas hacia esta frontera e hizo crecer el movimiento” , destaca Mendoza Murillo.



Hoy, explica ‘Deko’, los gobiernos se interesaron más en lo se hace en materia cultural en esta ciudad.

“Por ejemplo lo que hacemos con proyectos en zonas de alto riesgo, zonas olvidadas, sin duda la cultura, la pintura en nuestro caso, representa una nueva opción para los habitantes de esta frontera”, observa el artista juarense.



Calavera piensa que el arte debe enseñarse y compartirse. Para ello tienen un estudio abierto para la comunidad que se pinta sola en este arte.

“Nosotros tratamos de enseñar y si alguien tiene algo que mostrarnos siempre estamos abiertos. Hay que crecer junto a la ciudad”, vierte ‘Deko’ que informa que el estudio está localizado en el cruce de 21 de marzo y Juan Escutia en la colonia Melchor Ocampo.

Para los interesados en este proyecto pueden escribir a siemprecalavera@gmail.com

jueves, agosto 06, 2015

Luna roja

Por Antonio Flores Schroeder

Hubo noches en las que el fuego me abrazaba

mientras yo enterraba recuerdos y escondía la soledad.

Después crecí cobijado por el frío de mis padres

descubrí estrellas apagadas por la rutina del sol

                                                   (astros alejados de mi demencia)

y un día dejé la casa donde vertí el humo debajo de las alfombras

para entender a la tristeza envejecida.

Primero soñé fotografías

luego desperté en un plato sin comida

cuando mi entorno se adormecía

y el presente era secuestrado por un sicario del amor.

viernes, abril 24, 2015


Receta para ser feliz


Por Antonio Flores Schroeder


Polvo de estrellas
Dos desajustados mentales
Decenas de trastes con palabras agudas
Un telescopio
El desierto como un mar
Cuatro atardeceres juarenses
Tin Tan sentado en el filo de una fuente
Una mariposa rumbo al sol
Seis alucines con maniquís
Una bolsa del Smart llena de insecticida
Un camión sin frenos de la Ruta 4
Ocho niños con hambre frente a una burrería
Y
(si es posible)
Un espejo contra el tiempo dentro de una fotografía

martes, abril 14, 2015




Tres historias de un ayer no recordado


Por Antonio Flores Schroeder


I

El sol fue a la mañana siguiente una tumba para los dos. Debieron haber pasado meses, años y hasta siglos en esa noche donde sus besos enfriaron la sábana de su amor clandestino.


II

-Ojalá esta noche tus ojos me dejen dormir -dijo ella ante el silencio que poblaba cada rincón de su recámara.
Afuera los ruidos del tren y el mundo deshaciéndose se estrellaban contra la puerta de su casa.

III

-Que el Universo haga lo que quiera, pues -dijo aquel hombre con la mirada perdida en sus recuerdos.

Otra mujer que bajaba a toda velocidad pero en otro paracaídas, sólo cerró los ojos y pensó en rezar.